Análisis – Need for Speed: Shift

NEED FOR SPEED: SHIFT

Lo esperábamos y deseábamos; queríamos volver a ver en todo su esplendor a una saga de conducción que nos enamoró, aunque tuviera que cambiar su ley: Need for Speed tenía que volver. Pero con un buen juego, no como las dos anteriores entregas (decepcionantes y repetitivas). Pues a lo que íbamos, llega Need for Speed: Shift, cambiando nuestra manera de entender la saga, ya que esta vez no vamos libremente recorriendo una ciudad y haciendo trabajos ilegales, no, esta vez somos más “profesionales” y participamos en carreras oficiales, para subir nuestra reputación en el mundo de la conducción. Señoras y señores, la saga ha vuelto.

GRÁFICOS – VIVIR Y CONDUCIR-

La verdad es que gráficamente puede presumir de estar a un altísimo nivel, con unos coches moldeados a la perfección, con muchos detalles en todas sus partes, circuitos variados, coloridos y, también, con multitud de detalles y personas moldeados igual de bien (claro, se le da más importancia a los coches que a las personas, así que no esperéis nada, y veremos nuestros brazos apoyados en el volante, eso si, con mucho realismo). El juego de luces y sombras es algo muy espectacular, al igual que el salpicadero de nuestro vehículo, lleno de detalles (se parece mucho a uno de la realidad). Las texturas están muy  bien realizadas, pero siempre veremos alguna que desentona un poco en el paisaje (pocas, pero hay). Gráficamente es una maravilla, con errores, pero una maravilla igualmente.

JUGABILIDAD – CAMBIANDO LA HISTORIA DE LA SAGA-

Se puede decir que sigue los pasos de ProStreet, y muchos se asustarán con esto ya que no era un gran juego, pero por suerte las cosas han cambiado mucho. En primer lugar decir que hay dos vistas (increíbles igualmente): la exterior, donde veremos a nuestro coche al completo y lleno de los detalles que nosotros le pongamos, y la interiores, en que nos situaremos en primera persona de una forma muy realista, espectacular y llena de detalles. Son las dos buenas, y ahí entras tú para elegir la que más te guste.

La saga, en este título, olvida el “sanbox” y el ritmo callejero de las anteriores entregas para centrarse totalmente en las carreras propiamente dichas. Participaremos en torneos, y si los ganamos, nos ganaremos un nombre en la historia de la conducción. Decir que es una mezcla de arcade y simulación (más de lo segundo que de lo primero). Arcade porque podremos hacer derrapes locos y maniobras que solo en títulos así podríamos hacer, y simulación por casi todo: habrá que controlar bien nuestra máquina (cuesta dominarla), hay que regular (a veces) la velocidad para no chocarnos y manejar el coche en las curvas  como ninguno si queremos ganar en los niveles más elevados.

Hay algo que si conserva de la saga, y es que podremos personalizar nuestro vehículo a nuestro propio gusto, tanto en las partes internas como en las parte externas. Externas porque podremos cambiar el color del coche, pegar dibujos y “tunearlo” por completo, algo que se agradece si queremos lucir buen coche en las carreras; interna porque podemos cambiar distintas piezas para que el coche se adapte más a tu forma de conducir (podrás ponerle más turbo, mejores neumáticos,…) y así una cantidad considerable de opciones.

Se me olvida decir que tendremos coches de diversas marcas, todos bastante buenos, y suman una cifra de 60, no muy alta, pero para la saga Need for Speed es excelente.

SONIDO – EL MOTOR SUENA, YO RESPONDO-

Aunque contiene varias canciones que sonarán en momentos clave o en cualquier situación, se agradece el silencio de estas ya que nos tendremos que concentrar mucho si queremos ganar una carrera seria. ¿Hay distintos temas? Si; ¿Cuándo no suenen los vas a echar en falta? No, porque como he dicho vas a estar más atento al mando que al altavoz. Lo que más gusta es oír rugir el motor de tu coche y sentir el viento de cara en una verdadera y apasionante carrera; eso me enamoró.

Claramente, todo ha sido traducido al español, tanto opciones como menús y distintos textos que aparecen en el juego.

CONCLUSIÓN- VUELTA A LA TORTILLA-

En esta entrega, Shift, han cambiado muchas cosas, y la mayoría a mejor. Gráficos excelentes, jugabilidad divertida y a la vez realista, diversos modos para no parar de jugar y sonido realista y convincente; esto es la nueva entrega de Need for Speed.

Por fin la saga ha vuelto, de diferente manera de lo esperado, pero ha vuelto en muy buena forma (incluso el título me a sorprendido en algunas cosas destacadas, por ejemplo los gráficos, ya que el título luce muy bien en este aspecto). Lo recomiendo enormemente, y es un gran aperitivo para lo que yo creo que será el verdadero duelo de juegos de conducción: Forza Motorsport 3 y Gran Turismo 5.

Acerca de Daniel Escaners

Estudiante de Cinematografía. Amante del cine y devorador de series. Videojuerguista. Co-fundador de La Pantalla Invisible y colaborador en La Cabecita. Escribo, sí.

Publicado el julio 18, 2010 en Análisis, PC, PlayStation 3, Xbox360. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: