Análisis – God of War 3

APOSEÓTICO, CRUEL Y VIOLENTO; EL VERDUGO DE LOS DIOSES SE LLAMA KRATOS.

El primer God of War fue una completa sorpresa. Un juegazo que perdurará en la historia del videojuego por los tiempos de los tiempos. Un hack´n slash maestro, con una buena historia y un protagonista tan carismático como violento. Se caracterizó por su intuitivo y rápido control, al igual que las dimensiones épicas de la aventura de este violento espartano. Sin duda uno de los grandes de ps2.

Llegó su segunda parte, God of War 2, manteniendo la magia del primero y mejorándolo hasta más no poder: unos gráficos impresionantes (exprimían al máximo la ps2) y una jugabilidad más rápida, variada y épica, con fases que nunca olvidaremos y con un comienzo espectacular. Otra obra maestra de la antigua bestia de Sony.

Los estudios de Sony ya preparaban la tercera parte, y los usuarios de ps3 no podían esperar más; querían ración de Kratos, y lo antes posible. Tras un duradero trailer, varios gameplays y muchas noticias, nos llega God of War 3 como punto y final a las desventuras de este carismático espartano; Kratos reclama venganza, y los Dioses se preocupan.

EL DIOS DE LA GUERRA – HYPE –

El Hype estaba servido, y es que no había usuario de PlayStation 3 que no esperara con ansia el punto y final de las aventuras del espartano Kratos. Los dos primeros juegos y el de PSP dejaron un gran sabor de boca en los “Sonyers”, por lo que no podían esperar más. Por no hablar de que era el estreno de Kratos en la Nueva Generación, y eso generaba aún más expectación.

Un tráiler que anunciaba lo que estaba por venir, un impresionante Gameplay en el E3 2009 y muchas promesas han estado anunciando que God of War 3 iba a ser uno de los grandes de PlayStation 3, un vende consolas como ninguno se había visto y una aventura épica insuperable. ¿Ha cumplido todas estas difíciles promesas? Descubrirlo en nuestro análisis.

 

SOLO VENGANZA – HISTORIA –

La historia de Kratos seguro que todos la sabéis, y es que solo trata de traición y venganza. En el primer juego de la serie, e incluso en el de PSP, Kratos “confiaba” en los Dioses, y se puso incluso a su servicio; pero en God of War 2 él fue traicionado, y desde ese momento clamó venganza jurando que acabaría con Zeus y los demás Dioses. Así es como empieza God of War 3, con un Kratos muy cabreado y con unos Dioses preocupados.

La historia de God of War 3 no es para nada profunda, ni tampoco pretende serlo. Es una trama directa, que no da muchos rodeos y que no contiene tampoco muchos diálogos, la verdad. Aquí la narradora son las espadas, y el juez es el que más cabezas a cortado; bajo estas premisas, Kratos es casi imparable.

ESCALANDO EL OLIMPO – APARTADO JUGABLE –

¿Quién no ha jugado a God of War, o God of War 2? ¿Quién no ha disfrutado de las andanzas de Kratos? ¿Quién? Las dos primeras entregas de esta saga (e incluso la entrega de PSP) poseen un apartado jugable exquisito, brillante, fluido y épico. A los cinco minutos de ser Kratos ya sabías controlar sus espadas, ya sabías hacer algún que otro combo y sabías controlar las diversas armas que el juego te proponía; en conclusión, era una delicia jugable. ¿God of War 3 es una delicia jugable? Seguramente si.

Y es que esta tercera entrega no supone un cambio de dirección de la saga; es continuista hasta aburrir, e incluso diríamos que es perfeccionista. El control sobre Kratos es igual que en las anteriores entregas: se conduce igual, se salta igual, se da una voltereta igual y se ataca igual. ¿Qué es lo que hace que God of War 3 pueda superar jugablemente a sus predecesores? La espectacularidad. Es impresionante andar por un brazo de un titán y a la vez estar atacando a una criatura gigante; momentos épicos.

Eso si, las armas tampoco han cambiado mucho; las espadas de toda la vida, el arco, los Cestus (unos puños gigantes muy potentes), la espada y poco más. Podremos mejorar todo como ya se hacía anteriormente y cambiar de arma muy rápido, haciendo que la cantidad de combos aumente por momentos. Las plataformas no se dan mucho, pero para ellas tenemos las famosas Alas de Ícaro, con las que podremos planear un poco.

Los puzzles han disminuido en comparación con la segunda parte, donde su número y dificultad eran mucho mayores. Aquí son puzzles rápidos, alguno más lento y otro más agobiante, pero tampoco son tan retantes como para suponerte un desafío muy serio. Aquí todo se centra en la acción, y es el apartado que más brilla.

En cuanto a los enemigos, los “básicos” son muy fáciles, pero hay algunas criaturas que no lo son tanto. Tampoco lo son los Dioses, ya que los enfrentamientos contra ellos son un verdadero espectáculo de sangre y acción, y ahí es donde tendremos que demostrar nuestra maestría en el mando. Algunos son enormes, otros no tanto, y la lucha contra Zeus se presenta desafiante y gloriosa (la vamos oliendo cada vez más a medida que avanzamos en el juego).

Jugablemente God of War 3 es una delicia, pero con punto mejorables, como algunas imprecisiones en cuanto a plataformas y a puzzles. En todo lo demás, el juego es épico; unas batallas impresionantes, unas criaturas enormes y unos enfrentamientos contra los Dioses que nos alegrarán el día; un sobresaliente en este apartado.

 

SUDOR Y SANGRE – APARTADO GRÁFICO –

Este era el estreno de la saga en la Nueva Generación, y estaba claro que no debía defraudar debido a que gráficamente sus anteriores entregas suponían lo mejor de la consola señalada; God of War 2 explotó la PlayStation 2, y God of War: Chains of Olympus es ahora mismo el exponente gráfico de PSP. Con estos méritos en la espalda, y con una responsabilidad igual de grande, God of War 3 confirma que es un gigante gráfico, pero… ¿un gigante tan grande como esperábamos?

Por los estudios de Sony decían que su intención era llegar gráficamente a la altura de los grandes exponentes de PlayStation 3 (y de esta generación): Killzone 2 y Uncharted 2. ¿Lo han conseguido? Un rotundo no, ya que estos dos juegos sorprenden mucho más en casi todos de sus apartados visuales; Killzone 2 tiene mejor ambientación, y Uncharted 2 mejores personajes y escenarios. Aún así, God of War 3 puede presumir de contar con un apartado gráfico sublime.

Primeros hablar del modelado de los personajes, principalmente de Kratos: impresionante. A la altura de Nathan Drake (Uncharted 2), con muchísimos movimientos y un modelado físico impresionante; veremos la sangre resbalar por el cuerpo de Kratos; veremos que el espartano respira, y como sus músculos se tensan cuando va ha atacar a alguien; su cara expresará toda la rabia que lleva acumulando durante más de dos juegos,… Es impresionante ver a Kratos en acción, pero los demás personajes en pantalla no se quedan para nada atrás, hablando sobre todo de los titanes y dioses.

Los titanes son impresionante, con unas dimensiones épicas y con unos movimientos que nos harán estremecernos en nuestros asientos, y preguntarnos: ¿Cómo es que Kratos no se acojona al verlos? No lo sabemos, pero es brutal ver como mientras nosotros estamos jugando un titán aplasta a una criatura que para nosotros ya es enorme, y nos la acerca para que nosotros acabemos con ellas con un movimiento brutal; soberbio. Por lo demás, los Dioses están increíblemente bien modelados, y los enemigos “básicos” también están bien, pero se repiten (ya nos tienen acostumbrados).

Los escenarios son variados: algunos son enormes, otros son pequeñas salas y otros son, directamente, los titanes. Todos están muy detallados, con multitud de cosas en ellos (sobre todo en los titanes, es impresionante verlos moverse) y con unos efectos de luces muy buenos, y con unas texturas también excelentes, aunque hay algunas que flojean. Y sobre todo aquí han diseñado todo “a lo grande”: batallas épicas delante de nuestros ojos, escenarios enormes por donde tendremos que subir y unos enemigos básicos más grandes de lo esperado; todo elevado al máximo, mucho más, y mucho mejor.

El apartado gráfico de God of War 3 no es el techo de esta generación, y tampoco está a la altura de sus competidores en ps3, pero aún así el juego tiene unos gráficos impresionantes, con multitud de cosas moviéndose en pantalla, con una fluidez excelente, con unos modelados de personajes sublimes (Kratos es impresionante) y con unos escenarios enormes. ¿Qué se puede pedir más? Poco, pero se pueden mejorar algunas texturas y los enemigos “básicos” se repiten demasiado. Por lo demás, muy buen trabajo de Sony.

GRITO DE GUERRA – APARTADO SONORO –

La banda sonora vuelve a ser excelente, como ya lo fue en las tres entregas anteriores de la serie (tanto God of War, como God of War 2 y God of War PSP tenían una gran banda sonora). Suena muy bien, pega mucho con el juego y expresa sonoramente el enorme conflicto entre Kratos, los titanes y los Dioses.

Los efectos de sonidos son excelentes; todo suena como tiene con sonar, con unos gritos de guerra ensordecedores de Kratos y con unos gritos impresionantes de los titanes y demás criaturas gigantescas. Luego nos encontramos con el doblaje al castellano. ¿Su calificación? Más que notable, y muy continuista con lo visto en las anteriores entregas; buena interpretación, aunque en este juego hablan más las espadas que los personajes.

KRATOS, DIOS DE LA GUERRA, ADIÓS – CONCLUSIONES –

Nos encontramos ante un imprescindible de la generación, un título que supera lo que nosotros llamábamos “épico” y que posee un apartado jugable impresionante: divertido y variado. Quizás gráficamente no sea lo mejor de esta generación, ni tampoco de PlayStation 3, pero cumple con creces con lo que se podía esperar de una de las grandes sagas de esta industria. Jugablemente es una delicia, sonoramente tiene una banda sonora muy buena y posee un doblaje a la altura de lo esperable.

¿Aspirante al GOTY 2010? Un rotundo si, y es un aspirante muy fuerte que algunos ya catalogan de Juego del Año 2010 ha estas alturas. Y es que es un imprescindible, solo se puede decir eso; si tenéis una PlayStation 3, comprároslo ya; si no la tenéis… comprárosla o pedirla prestada con este juego, ya que hay que probarlo como sea. Juegazo, y larga vida a Kratos.

 

LO BUENO:

–         La historia es épica.

–         Gráficamente es impresionante.

–         El modelado de Kratos.

–         Los titanes.

–         Jugablemente es una brutalidad.

–         Tiene una buena banda sonora y buen doblaje.

–         Es épico, solo eso.

 

LO MALO:

–         No es el techo gráfico de la generación.

–         Algunas imprecisiones en el control.

–         Es muy continuista en todos los apartados.

–         No innova en casi nada.

–         Que sea la última aventura de Kratos según Sony.

Anuncios

Acerca de Daniel Escaners

Estudiante de Cinematografía. Amante del cine y devorador de series. Videojuerguista. Co-fundador de La Pantalla Invisible y colaborador en La Cabecita. Escribo, sí.

Publicado el julio 19, 2010 en Análisis, PlayStation 3. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: