Análisis – MGS: Peace Walker

CONTINUISTA, INTERESANTE Y DIGNO; BIG BOSS CONTINUA SUS ANDADURAS EN LA PORTÁTIL DE SONY.

Los títulos llegan, por fin. Esos juegos que desde que se presentan los esperas como agua de mayo. Para mi, Metal Gear Solid: Peace Walker es uno de esos títulos. Desde que se presentó en el E3 2009 he estado detrás de él, absorbiendo información e intentando predecir si el juego estaría a la altura de una saga tan importante, y querida por mí persona, Metal Gear Solid. El juego ya está aquí, y tras jugarlo ya tenga una opinión sólida.

¿Está a la altura de esta saga? Para mi si, tiene todo lo que hace grandes a los MGS, por lo que no me ha decepcionado en absoluto. Ahora bien, ¿es el verdadero Metal Gear Solid 5? Lo siento pero no, para ser un MGS 5 tendría que ser mucho más ambicioso de lo que es. Se podría decir que es la verdadera continuación de Metal Gear Solid 3, y ahí si que estoy de acuerdo. Se obvia totalmente al anterior juego de PSP de esta saga, MGS: Portable Ops, que me gustó mucho, y sigue directamente la senda de la tercera parte aparecida en PS2. Empecemos el análisis.

UN EJÉRCITO EN COSTA RICA – HISTORIA –

Todo MGS bueno tiene que tener una gran trama y un trabajado guión. Se podría decir que MGS: Peace Walker no se queda atrás, pero tampoco llega al guión de las cuatro entregas principales de MGS. No os confundáis, es una grandiosa historia y la mejor que tiene en la actualidad PSP, pero tiene sus limitaciones. Da igual, es grande, muy grande. Si teniendo giros argumentales, conflictos mundiales y personajes carismáticos; incluso los nuevos tienen bastante carisma como para haberse creado para un solo juego, lo cual está muy bien trabajado.

La historia nos cuenta como Big Boss, tras todo lo ocurrido en MGS 3, vuelve a casa en el 1974. La Guerra Fría es uno de los puntos básicos del juego, pero se centra más en como un ejército desconocido para ellos asalta Costa Rica. El profesor Gálvez y Paz, su joven alumna, le intentan convencer para que los expulse de Costa Rica. Big Boss inicialmente niega esta propuesta, pero es la voz de una “conocida” suya la que le hace cambiar de opinión. Así comienza la historia de MGS: Peace Walker en la cual aparecerán otros personajes que no quiero desvelar.

ESENCIA METAL GEAR SOLID – APARTADO JUGABLE –

Jugablemente es lo mismo que nos encontramos en MGS 3 y MGS 4, o incluso MGS: Portable Ops. Al principio del juego nos pedirán que elegimos uno de los tres controles que nos ofrecen; uno es más Shooter, otro más de Sigilo y otro es el de Cazador, el cual no lo he probado y no se si será un guiño a Monster Hunter. La esencia MGS sigue intacta, pero lo que hace más incómodo el control es un problema que PSP lleva arrastrando desde sus inicios, y es la maldita cámara. No os equivoquéis, la cámara deja jugar muy bien, pero es que cuando se descoloca y la tienes que mover tú… te deja completamente vendido, ya sea porque te están disparando o porque no ves a donde vas del escenario. Este es un problema de PSP, y no del juego, pero aún así hay que decirlo.

Todos sabréis que es un juego de sigilo con toques de acción, con la opción de pasarnos las fases como nosotros queremos: podemos ir en sigilo eliminando a los enemigos poco a poco, o sacar la ametralladora y liarlos a hostias. Ahí entra como juegue cada uno, aunque si tengo que recomendar un modo, es ir en sigilo; el juego está preparado para eso, y quizás si vas “a saco” te matan más fácilmente. El control de Big Boss es un poquito complicado al principio, pero cuando te acostumbras todo va como debe. El único problema es el que he dicho antes, la cámara. Podremos andar agachados, una habilidad directamente sacada de MGS 4, apuntar desde el hombro, andar silenciosamente, usar las técnicas CQC de una forma más fácil, etc. Pero no todo han sido añadidos, ya que han quitado algo que a mí, personalmente, me ha fastidiado: no te puedes mover cuando estás tumbado. No lo entiendo, todos los MGS has podido hacer esto, y aquí no; no hay una explicación.

Y algo que ha tomado cada vez más importancia desde que salió hasta hoy es el modo cooperativo a cuatro jugadores. He podido jugar unas cuantas misiones, tanto normales como jefes finales, y el resultado es bastante divertido. En las misiones normales, como mucho, pueden participar dos jugadores que irán ayudándose entre si. Por ejemplo, uno va a por un enemigo mientras el otro rodea un edificio para acabar con otro enemigo que estaba enfrente del objetivo. Esto le da mucha vidilla al juego. En los jefes finales pueden participar hasta cuatro jugadores, lo que facilita mucho el acabar con los enemigos finales y su excesiva dificultad (lo comentaré un poco más abajo). Vamos, un modo multijugador entretenido, pero que si no tienes amigos cerca que jueguen a esto tampoco te vas a morir; recomendado.

Para terminar la jugabilidad hablaremos sobre dos aspectos, uno positivo y otro negativo, que poco tienen que ver entre si. Empezando por el positivo, se ha añadido un centro de control llamado Base Madre. Es realmente útil ya que puedes reclutar soldados en diferentes campos, como medicina, combate, comedor,…, para que tu Base Madre se haga cada vez más grande (estos soldados se reclutan mediante el Sistema Fulton, y es que cuando dejemos inconsciente o dormido a un enemigo, nos acercaremos a él y le engancharemos una especie de paracaídas que le lleva a nuestra base; estos globos son limitados en las pantallas, una media de 7-8 por pantalla, y son muy útiles). Incluso en ella se pueden crear armas y mejorarlas. Un sitio verdaderamente completo.

El punto negativo es la enorme dificultad de algunos jefes finales. A primera vista parece que es una tontería, pero rompe mucho el ritmo de juego. Yo ha llegado un momento en que apagué la consola y abandoné el juego unos días por frustración. Cuando ya te han matado muchas veces tienes tres opciones para conseguir la victoria: aprenderte las rutinas de los enemigos, hacer misiones secundarias para ir mejorando tus armas para vencerle, o llamar a unos amigos para que te ayuden en el modo cooperativo. No se, es excesiva la dificultad de los jefes finales, ojo, que no del juego, si no de los jefes finales. En conclusión, la jugabilidad de MGS: Peace Walker es continuista en respecto a las anteriores entregas, tanto mayores como portátiles, con algún punto negro como la cámara o la dificultad, pero en global cumple con creces.

EXPLOTANDO LO IMPOSIBLE – APARTADO GRÁFICO –

Metal Gear Solid: Peace Walker es posiblemente el juego más bruto gráficamente al día de hoy en una consola portátil. Tampoco es muy difícil, seamos sinceros, pero da igual; es impresionante como una portátil como PSP puede dar estos gráficos. Quizás su único rival sería God of War: Chains of Olympus, otro juego que gráficamente es también muy bueno. De verdad, MGS: Peace Walker explota el potencial de PSP al máximo y no creemos que antes de la muerte cercana de la PSP salga algo igual, quizás el God of War: Ghost of Sparta, y ya está.

Empezando por el modelado de personajes, decir que es muy bueno, increíble. Tanto el de Big Boss como el de compañeros o enemigos está muy trabajado. Como en PSP no pueden meter cinemáticas con el motor del juego, han seguido el camino de MGS: Portable Ops, contando la historia mediante una estética cómic móvil muy bueno, personalmente me encanta. Los escenarios también están trabajados, algunos un poco pequeños quizás, pero en global cumplen de sobra. Las texturas son buenas para lo que le podemos pedir a PSP y el uso de la luz es soberbio.

MGS: Peace Walker es un juego que explota la PSP a más no poder. Y que a la gente que no haya jugado a MGS: Portable Ops no se engañe con las secuencias de video. Que no sean cinemáticas no significa en absoluto que sean malas; personalmente me encanta esta estética ya que yo sigo los comics de MGS, que los recomiendo, y encima con las posibilidades de los videojuegos moviendo los dibujos queda algo muy agradable para la vista.

¡¡¡SNAKE, SNAKEEEE……!!! – APARTADO SONORO –

Este es otro apartado grande del juego. La banda sonora cumple, es muy bueno; pero lo malo es que las demás bandas sonoras de los otros MGS eran mucho mejores, muchísimo mejores. Sigue teniendo algunos temas destacables pero son más ambientales que temazos como los anteriores. Aún así cumple, no con creces, pero si lo hace. Los efectos de sonido están muy bien, sonando todo como debe sonar.

Pasamos al doblaje que se encuentra totalmente en inglés, pero con subtítulos al castellano para seguir la trama. El juego está totalmente traducido, y el doblaje inglés es excelente, al nivel de los anteriores. Ah, y David Hayter se sale de nuevo haciendo de Big Boss, como nos tiene acostumbrado. Me habría hecho mucha ilusión que lo doblaran al español al nivel del primer MGS para PSN, pero como se que no lo van ha hacer así de bien, pues mira. Por último, el juego te permite instalarlo en la PSP. ¿Para que? Así el audio de las conversaciones por radio se podrán escuchar mientras estás jugando, y aparte rebaja bastante el tiempo de carga, que si no puede ser frustrante.

CONTINUACIÓN DE MGS 3 – CONCLUSIÓN –

Tenía las expectativas muy altas con MGS: Peace Walker, y creo que las ha cumplido. Quizás no sea un juego que después de bastante tiempo lo recuerdes con mucho cariño, como yo con el MGS de PSN, el mejor juego de la historia para mi. Es un juego para los que les guste esta saga y hagan disfrutado de las entregas mayores. No nos confundamos, no es un Metal Gear Solid 5 ni de lejos, pero si se le podría poner el adjetivo de verdadera continuación del maravilloso Metal Gear Solid 3: Snake Eater.

Parece que le estoy dando hostias al juego pero no es así. El título tiene muchísimas cosas ha destacar. Los gráficos son maravillosos para PSP, las cinemáticas dibujadas a lo comic son impresionantes, todo lo bueno de la jugabilidad de las anteriores entregas, la Base Madre, poder mejorar las armas, una banda sonora notable y un grandioso doblaje en inglés. Tampoco se libra de puntos negativos, como podrían ser la cámara que bastantes veces te molesta, la excesiva dificultad de los enemigos finales y los tiempos de carga si no instalas en juego en tu PSP. Un juego muy recomendado y seguramente el mejor de este año para la portátil de Sony.

LO BUENO:

–         Una historia muy trabajada

–         Cinemáticas estilo comic

–         Esencia jugable MGS

–         Tres estilos de juego

–         Casi 20 horas de juego

–         El divertido multijugador

–         La Base Madre y sus posibilidades

–         Los gráficos en global

–         Personajes y escenarios

–         Banda sonora notable

–         Doblaje inglés soberbio

–         Verdadera continuación de MGS 3

 

LO MALO:

–         En la saga hay historias que superan esta

–         La cámara

–         No poderse mover cuando estás tumbado

–         Alguna imprecisión al apuntar

–         Excesiva dificultad de los jefes finales

–         Alguna que otra texturas

–         No es la mejor banda sonora

–         No está doblado como es habitual, aunque si está traducido

–         No innova mucho

–         Si no te gustan los MGS, este juego no hace milagros

Acerca de Daniel Escaners

Estudiante de Cinematografía. Amante del cine y devorador de series. Videojuerguista. Co-fundador de La Pantalla Invisible y colaborador en La Cabecita. Escribo, sí.

Publicado el julio 20, 2010 en Análisis, PSP. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: