[Especial Análisis] Donkey Kong Country

MÍTICO, MARAVILLOSO Y DIFÍCIL; RECORDANDO UNO DE LOS MEJORES PLATAFORMAS DE LA HISTORIA.

En estos tiempos que corren donde la mayoría de juegos tratan de meter tiros, me gusta jugar de vez en cuando a títulos pasados que, cual buen vino, han mejorado con los años. Nunca tuve, ni tengo, una Super Nintendo, pero eso no quita que no haya podido disfrutar de sus juegos ya sea en la consola Virtual de Wii o directamente en emulador. Y jugar a uno de los mejores plataformas de la historia satisface muchos más que matar a inocentes en un aeropuerto.

La pareja de monos perfecta

Poneros en situación: año 1994, época de los 16 bits con Super Nintendo y Megadrive a la cabeza. La consola de Sega tiene como mascota a Sonic, ¡ay!… cuando era el verdadero Sonic. Nintendo tenía como referente en Snes a Super Mario Bros con juegazos como Super Mario World. Entonces es cuando llega Rare con un nuevo juego de Donkey Kong, un personaje totalmente olvidado: le crea un mundo, enemigos, familia y hace un juegazo inmortal.

Donkey Kong Country, el equivalente y casi único rival (subrayo de nuevo a Sonic) de Super Mario Bros. Si, Donkey Kong Country está a la altura de los grandes juegos del fontanero en los 16 bits. Si quieres divertirte y recoger plátanos, sigue leyendo.

SALTOS, COOPERACIÓN Y DIFICULTAD – APARTADO JUGABLE –

DK Country es un juego de plataformas clásico en 2D pero con la peculiaridad de que tanto los personajes como escenarios están realizados en 3D, aunque esto ya lo comentaré en el Apartado Gráfico. Los dos personajes principales del juego son Donkey Kong, obviamente, y su amigo Diddy Kong, que también controlaremos. Iremos avanzando por diferentes mundos, todos en una isla, hasta acabar con el maldito que nos ha robado los plátanos.

La cooperación es uno de los puntos más importantes del juego ya que cuenta con un modo para dos jugadores bastante peculiar. Me explico: un jugador en Donkey y el otro es Diddy. En pantalla solo aparece el primer jugador y, cuando le matan y le pasa el turno, el segundo jugador sale. Vamos, que no es un cooperativo directo sino que los dos jugadores se van turnando; muy divertido aunque no lo parezca.

Fases de agua a lo Mario Bros

Y una cosa que tenía pero bien era dificultad… si este juego fuera más difícil creo que sus desarrolladores acabarían en la cárcel… Madre de dios, yo en este juego me he dejado los dedos. Si habéis jugado al New Super Mario Bros de la Wii deciros que la dificultad de este DK Country es la del Mario Wii multiplicada por 10 o más. Saltos ajustados (ajustadísimos, perdón), no muchas vidas y, lo que más jode, con perdón, son los enemigos a final de la pantalla. Por ejemplo, estás sudando en una pantalla de lo difícil que es, ves el cartel de Salida y justo cuando te la vas a pasar… hay un enemigo que te mata. Adiós, adiós, adiós… afortunadamente no me ha pasado muchas veces ya que estaba atento, pero bueno…

Y es que hay diferentes tipos de enemigos, tanto normales como jefes finales. Los primeros son diferentes tipos de cocodrilos; verdes, azules que saltan más, gigantes,… también aves que tiran huevos, armadillos que ruedan y monos que te tiran barriles, dejándome otros como las avispas. Una gran variedad que logrará desquiciarte. En cuanto a los enemigos finales, hay de todo. Hay buenos, como una ratilla gigante o una avispa enorme, y malísimos como por ejemplo un barril que te tira enemigos y se da golpes con el suelo; malo, pero malo. Estos se repiten a medida que avanza el juego, lo único que cambia es que cada vez son más difíciles. Ah, y ojito con el enemigo final, bastante difícil y que justo cuando acabas te da una sorpresa tan desagradable que puede suponerte volver desde el principio a enfrentarte a él. ¿Qué será esto? Pasároslo si queréis descubrirlo.

El clásico rinoceronte arrasa-todo

Para terminar quiero hablar de las diferentes monturas del juego, y es que a veces un animal no ayudará a completar una fase o coger plátanos. El primero y más clásico es el rinoceronte que se cargaba a todos los enemigos y descubría pasadizos secretos. También estaba la avestruz que planeaba, el delfín que iba bastante rápido, la rana que saltaba una barbaridad y… el loro con lámpara que te iluminaba en la mina. Creo que no me dejo ninguno; si me olvido de alguien, perdonarme.

En conclusión, DK Country es un puro plataformas en 2D, con un divertido modo cooperativo y una dificultad que te puede hacer llorar (no se puede guardar en cualquier momento, sino que tienes que ir a visitar a un “familiar” para que la guarde). Clásico y básico.

PEPINO GRÁFICO PARA LA ÉPOCA – APARTADO GRÁFICO –

Gráficamente DK Country fue para su época lo que es Crysis en un PC potentísimo ahora; un pepino gráfico impresionante. ¿Cómo lo consiguieron con la potencia “limitada” de Super Nintendo? Pues realizando tantos a los personajes como a los escenarios en un 3D que se adaptaría perfectamente a la jugabilidad 2D del título.

Quizás ahora mismo si lo juegas no te parecerá para tanto, es normal ya que han pasado 16 años desde su salida, pero yo lo he jugado hace muy poco y el resultado me ha gustado bastante. Me atrevería a decir que tiene mejores gráficos que algunos de los plataformas que salen hoy en día.

Gráficamente adelantado a su época

Donkey Kong y Diddy tienen un modelado estupendo con unas animaciones muy fluidas; los enemigos igual, con diseños imaginativos, se repetían pero igualmente eran excelentes. Los escenarios son maravillosos; también se repiten, pero tienen grandes detalles y un diseño muy divertido. Por no hablar de las pantallas de agua al puro estilo Mario Bros… me cago en los malditos pulpos, he dicho.

Los efectos de explosiones también son muy buenos para la época de la que hablamos, y el diseño de algunos enemigos finales, como he dicho en el apartado jugable, es muy bueno e imaginativo. En conclusión, pepinazo gráfico para la época.

MELODÍAS MÍTICA – APARTADO SONORO –

Genial, increíble, espectacular, me pongo a bailar, excelente… Todo esto se queda corto ante la banda sonora de DK Country, una verdadera maravilla que quiero que escuchéis. Temas míticos que los tengo grabados en la cabeza y en el corazón… INCREÍBLE. Los efectos de sonido igualmente dignos. El único doblaje de este juego son los gritos de los enemigos y nuestros protagonistas, porque por lo demás el juego venía totalmente en inglés, algo no excesivamente malo ya que estamos ante un plataformas y no un RPG, por ejemplo.

Aquí tenéis un temazo de DK Country

CLÁSICO, MÍTICO… JUEGAZO – CONCLUSIONES –

Me lo he pasado en grande jugando a DK Country, muy pero que muy bien. Uno de mis géneros favoritos son los plataformas, y este es uno de los mejores. Uno de los mejores juegos de Super Nintendo, de los 16 bits y de la historia. Su grandeza es impresionante, el como Rare cogió a un personaje olvidado y lo convirtió en leyenda.

Su jugabilidad, clásica y difícil, su apartado gráfico, increíble para la época, sus enemigos, míticos, la diversión, abundante, la banda sonora, irrepetible… Seguramente pronto, o tarde, hablaré de DK Country 2 y 3, y ojalá en Navidades diga que Donkey Kong Country Returns para Wii está a la altura del pasado… Ojalá sea así, amigos, ojalá.

LO BUENO:

–         Un personaje olvidado que se convierte en leyenda

–         Un clásico 2D de plataformas

–         El mundo Donkey

–         La cooperación entre los dos jugadores

–         Los enemigos

–         Algunos jefes finales

–         Los gráficos, adelantados a su época

–         Modelado y animaciones

–         Enemigos imaginativos

–         Banda sonora, impresionante

–         Uno de los mejores juegos de plataformas

–         Que Country Returns de Wii esté cerca

 

LO MALO:

–         Algunas imprecisiones en el control

–         La dificultad, exagerada aunque… el juego es así

–         No se puede los dos jugadores en pantalla

–         Algunos efectos gráficos

–         Totalmente en inglés, aunque es un plataformas

–         Que Donkey Kong ahora mismo no sea lo mismo que en el pasado

Acerca de Daniel Escaners

Estudiante de Cinematografía. Amante del cine y devorador de series. Videojuerguista. Co-fundador de La Pantalla Invisible y colaborador en La Cabecita. Escribo, sí.

Publicado el octubre 17, 2010 en Análisis, Retro. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: