[Análisis] Sonic Colours

 

 

SONIC COLORS

Permitirme pediros que me acompañéis en un viaje temporal con rumbo a otra generación. SuperNintendo y Megadrive. Dos consolas míticas y recordadas da igual los años que pasen. Si por aquella época nos diéramos una vuelta por las pequeñas tiendas de videojuegos, seguramente distinguiríamos dos colores: rojo y azul.

El primero por un simpático fontanero con gorra color del fuego y con ganas de hacer a la gente divertirse. En cambio el segunda nada tiene que ver con Super Mario, aunque su fin viene a ser el mismo. Un veloz erizo de piel azul con corazón Seguero.

Volvamos al presente. ¿Qué hace ese tal Sonic en la Edad Media matando a jabalís con una espada de plástico? ¿De donde han salido esas copias negras, blancas y verdes? ¿Olvidamos la diversión o es que la perdimos accidentalmente en nuestro viaje?

Bienvenidos a los colores de Sonic. Sonic Colours viene a intentar limpiar, o más bien tapar ya que borrar es imposible, la mala imagen que ha mostrado durante estos últimos… ¿años? ¿Tiempos? ¿Generaciones? Porque con Sonic no queremos explorar escenarios cual juego de rol, ni deseamos a un erizo con pelo llama en el pecho buscando unos anillos perdidos.

Que grandes son las primeras entregas de Sonic, joder. Juegazos de plataformas a una velocidad vertiginosa y con buenas intenciones. No se si está llama algún día de estos resucitará para desacomodar a ese fontanero sentado en sillón cuyo título es “Rey de Reyes” o “Amo de las plataformas”. Aunque habrá que ver primero a este Sonic Colours.

Voy a comenzar por el final: las cosas han cambiado notoriamente, las intenciones de Sega han dado un paso adelante con el digno propósito de hacer renacer a Sonic de sus cenizas. Nos encontramos ante el mejor Sonic en años, el mejor Sonic en 3D para un servidor (algo digno de subrayar) y una notable y casi obligatoria compra para los usuarios de Wii.

La historia, para mi sorpresa y gozo, me ha encantado. No es profunda, tiene escasos tres personajes, no se toma en serio a si misma… y por eso me ha encantado. Tiene un toque de humor que les ha quedado, en mi humilde opinión, genial, y es una genial excusa para hacerte correr por las diferentes fases liberando alienígenas extraños.

Esta trata de que Sonic y Tails han sido invitados a un parque de atracciones espacial creado por Robotnik como arrepentimiento de sus maldades pasadas, jurando que nunca más volverá a hacer el mal. Muy poco tarda esta mentira volando por el poco aire del espacio, ya que el verdadero plan de Robotnik es secuestrar a unos extraños alienígenas, llamados Wisp, para conseguir su energía y utilizarla para controlar la galaxia. Típica y simple, pero genial construida.

Solo se han centrado en tres personajes: obviamente Sonic, Tails como compañero de viaje y Robotnik, haciendo de clásico archienemigo. Por lo tango han desaparecido todos los secundarios del mundo Sonic, y se agradece muchísimo porque ya empezaban a cansar. Los únicos que me convencían eran Knuckles, a la buena altura de Tails, y Shadow, que aunque es un poco chungo no está mal, es una copia negra de Sonic pero le salva que es el único clon que posee algo de “chicha”.

Tras una intro de presentación bastante guapa, empezamos a jugar. Las primeras impresiones fueron… buenas, notables. Sobre todo por momentos en las fases en las que la cámara se situaba en 2D haciendo giros espectaculares en dirección a las 3D, algo inspirado en Super Mario Galaxy 2 pero que les ha quedado de lujo.

Desgraciadamente el movimiento de Sonic en escenarios 3D sigue sin tener el control que se necesita para que la experiencia sea satisfactoria. Y lo que más odio son los momentos en los cuales nuestro erizo azul solo puede moverse de izquierda a derecha cual juego de coches y con unos movimientos muy bruscos. Sega, ¿A dónde vas?

Donde si veo que va es en las mejoras en momentos 3D. Planteemos el problema: tenemos un problema con el control de Sonic en 3D. ¿Lo arreglamos? ¡Que va! Eso de arreglar está sobrevaloradísimo… lo quitamos y punto. Y gracias por quitarlo. Si, porque veremos momentos en que no controlaremos a Sonic pero en cambio la espectacularidad ganará en enteros, sobre todo cuando son trayectos cortos y en los que apenas te das cuenta.

“Yo me deslizo, tu sueltas el mando y me miras”-Sonic

Pasemos a lo brillante del juego: las fases 2D. Estas se turnan con las de 3 dimensiones de una forma brillante, y son aquí donde sentiremos verdadero control sobre Sonic. Sin atesorar la calidad de las entregas más clásicas, estos momentos bidimensionales se agradecen muchísimo.El juego se tranquiliza aún habiendo velocidad de por medio, y la partida se hace mucho más agradable.

Sonic Colours trae otra gran novedad llamada Wisp, los pequeños alienígenas que acaparan mucho protagonismo en esta entrega, incluso siendo reclamo en la portada del juego. Nuestra misión será salvarles de las malvadas manos de Robotnik, y haciendo esto nos prestarán temporalmente sus variados poderes. Desde convertirse en un cohete hasta en un taladro que se mueve por debajo de superficies blandas, pasando por una bola de pinchos que se pega a toda plataforma que haya en pantalla. En la variedad está el gusto. En un principio pensaba que este componente no me iba a gustar y al final me ha encantado.

¿De qué quieres tu Wisp? ¿Helado, de limón…? xD

Siguiendo con la jugabilidad, hay pequeños detalles del juego que a lo mejor no lo engrandecen pero que se agradecen. Por ejemplo, cuando terminas una pantalla te dan una valoración debido al tiempo y a los puntos, pudiendo incluso conseguir vidas “de gratis” de esta forma. Algo que añade rejugabilidad a las fases también son las monedas rojas que están repartidas por los escenarios. Al principio no será muy complicado cogerlas, pero es en el tramo final donde nos tendremos que dejar los pulgares.

Y hablando de dificultad… la dificultad. ¿Es difícil Sonic Colours? Yo antes de empezar a jugarlo había oído que el juego era un paseo y que no poseía ningún reto… mentira, una absoluta trola. Quizás en los primeros compases de la aventura no nos cueste avanzar, pero es sobre la mitad del juego para adelante donde las cosas se van complicando hasta ponerte nervioso en algunos enemigos finales.

Los enemigos finales, me gustan, y mucho. Aquí si que tengo que criticar su mediocre dificultad, ya que todos a la primera son vencidos. Todos menos el final, el que me costó lo suyo eliminar en un combate bastante divertido. Los dos últimos apuntes jugables: el juego incluye un raro cooperativo en un mundo extraño, no para la aventura principal, donde dos jugadores deberán competir en escenarios muy vacíos en mi opinión para comprobar quién hace el mejor tiempo; entretenido, no mucho más. Por último, hablar de la duración, algo achacable también al juego, aunque no me quejo en absoluto. La gente dice que dura 6 horas, a mi me ha durado 4 horas y media, pero aún así no me molesta la duración ya que me lo he pasado genial y además es bastante rejugable debido a la búsqueda de las ansiadas (y desesperantes) monedas rojas.

El apartado gráfico me parece estupendo. Por fin se han currado unos escenarios en condiciones y todo a un “frame” bastante estable. Las fases convencen con su diseño, espectacular sobre todo al final del todo con un escenario que me ha dejado verdaderamente impresionado. El juego se divide en 6 mundos más unas fases iniciales, más la batalla final, y en general todo está muy bien.

Los escenarios están currados aunque algunos se repiten

¿Cosas negativas? Algunos dientes de sierra en Sonic y Tails, algunos efectos un poco “puff” y que algunos escenarios se repiten, o lo que es peor, parece que se repiten. Por lo general seguimos con el modelado de Sonic “resulón” alejándose del diseño de los grandes Sonic clásicos.

Musicalmente hablando el título convence y de manera bastante notoria. Algunos temas cañeros, como el de la intro, convencen mientras que otros no encajan ni a leches. Luego está la otra cara de la moneda, la otra parte del juego mejor dicho, donde disfrutaremos de melodías muy curradas que se implementan mucho mejor a los escenarios. El doblaje viene en inglés pero traducido completamente al castellano, siguiendo la graciosa historia por subtítulos. Recomiendo la voz japonesa de Sonic, ya que la inglesa le queda al erizo bastante “resulona”.

Es hora de ir sacando conclusiones que esto me está quedando muy largo. Solo decir que nos encontramos ante el mejor juego de Sonic en muchísimo tiempo, en el mejor juego del erizo de Wii, en el mejor juego de Sonic de esta generación y la pasada (¡ojo! O por lo menos para mi) y que lo he disfrutado mucho. No es un sobresaliente, no es un notable alto pero si que es una buenísima base para que Sega por fin empiece a elevar al erizo (azul) más famoso del mundo a la calidad que le corresponde. ¿Este Colours es el renacer de Sonic? Todavía es pronto para afirmarlo, pero si en la siguiente entrega mejoran lo visto aquí podríamos estar hablando del renacimiento de un mito.

LO MEJOR

–         Una historia graciosa y resultona

–         Solo se centran en los personajes principales

–         Jugabilidad 2D genial, y en 3D mejor que antes

–         Los momentos “on rails” espectaculares

–         Los Wisp y sus habilidades

–         Buena duración, por lo menos para mí, y rejugabilidad

–         Gran dificultad en el tramo final de juego

–         Gráficamente muy bueno

–         Algunos escenarios finales

–         La banda sonora melódica

–         El mejor juego de Sonic en mucho

LO PEOR

–         Historia simple

–         A mi parecer falta Knuckles

–         Control en 3D loco

–         La dificultad de los primeros jefes finales

–         Algunos escenarios se parecen entre si

–         El diseño “to chulo” del actual Sonic

–         Algunos temas de la banda sonora que no pegan ni de coña

–         Voz de Sonic en inglés

–         Las personas que no le den un oportunidad

–         Que este juego no haya sido el primero que sacaron en esta generación, si hubiera sido así las cosas serían diferentes

CONCLUSIONES

Un gran juego que, aún con sus fallos y carencias, convence y más sabiendo la calidad de los anteriores juegos de Sonic estos últimos años. Su jugabilidad 3D no acaba de convencer, pero en cambio han añadido momentos en 2D que en mi parecer son pura delicia. Gráficamente convence y la banda sonora igual. Quizás un poco corto y fácil al principio, pero es un juego que todo amante de las plataformas o usuario de Wii tiene que estar pendiente. No defraudará sabiendo lo que hay.

Acerca de Daniel Escaners

Estudiante de Cinematografía. Amante del cine y devorador de series. Videojuerguista. Co-fundador de La Pantalla Invisible y colaborador en La Cabecita. Escribo, sí.

Publicado el diciembre 10, 2010 en Análisis, Nintendo Wii. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Mira la imagen de la portada del análisis y mira la portada del juego más abajo, una palabra: FAIL.

    Lindo análisis, creo que me iría bien así, tu ya eres veterano porque has leído muchos análisis de wildgames con ese estilo y por eso no tienes problemas, y de hecho, espléndido. Todo se entendió a la perfección, como me la pasaba genial con sonic the hedgehog, estoy seguro que éste no me decepcionaría, otro que envidiarle a la wii.

    PD: Un dato por si no captaste el FAIL, solo piensa en colores en inglés. xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: