Análisis – OutLand

Dato: “este análisis también ha sido publicado en WildGames por mi persona, por lo que aprovecho para colgarlo también aquí ya que mi opinión del juego sería la misma haciendo un análisis nuevo o no. Espero no enfadar a nadie”

Como entro una y otra vez a WildGames y siempre me doy de cara con la noticia de Sumioni, la (anti)joya de PS Vita, he decidido escribir algo para esta santa página para que por lo menos los Wildgamers (o en este caso, los lectores de Escaners de Juegos) tengan algo que leer hasta que regresen las ratillas perdidas. Hoy os quiero hablar del último juego descargable que he disfrutado hasta ahora, cuyo nombre es OutLand y tras su apariencia sencilla de plataformas 2D esconde una temática tan viciante como desesperadamente difícil. Si quieres descubrir la última joya descargable, sigue leyendo.

Si tuviera que resumir la historia, seré sincero: no sabría hacerlo exitosamente. El juego pretende tener una historia relacionada con el principio del mundo, los Dioses y unas Hermanas que están por allí… pero creo que la forma de contarla no ha sido la más acertada. Primero nos introducen en el mundo de OutLand de una forma liosa, y cada vez que nos pasemos un capítulo entero nos seguirán narrando la historia, una historia a la cual no prestaréis nada de atención, por lo que hablemos de los puntos fuertes de este juego: la jugabilidad y los gráficos.

Jugablemente nos encontramos con una mezcla de diversos juegos. Si metiéramos a Castlevania: Shympony of the Night y a Ikaruga en un caldero y empezáramos a removerlo, seguramente nos saldría este OutLand. Es un juego de plataformas en 2D con toques de acción e incluso de naves en aspectos que ahora comentaré. El control sobre nuestro anónimo protagonista es perfecto, preciso y fluído; nunca os dará problemas. Al principio de la aventura tan solo podremos saltar y dar pequeños espadazos, pero a medida que avancemos nos irán dando nuevas habilidades, como rodar por el suelo, destruir grandes rocas,… En cuanto a esto si ganaremos nuevas habilidades, pero decir que nuestra arma principal siempre será la misma: la espada es recurrente desde el principio hasta el final, quizás golpeemos más fuerte o más rápido, pero acaba siendo lo mismo. Algo quizás negativo es que en muchas ocaciones nos obligan a cruzar los mismos escenarios tanto para adelante como para atrás, y puede llegar a cansar, aunque tranquilos porque los trayectos no son exageradamente largos. Otra cosa: los enemigos finales. ¡Bravo! Son espectaculares, con unos diseños guapísimos, difíciles y cada uno es único: en uno hay que subir a él para darle, en otro hay que activar unos interruptores,… Espectaculares, esa es la palabra.

¿Y en que se parece OutLand a un juego de naves? En el esquive de disparos y similares. Una de las cosas más originales y únicas que tiene este juego es el de la adoración a dos dioses, que hace cambiar nuestro cuerpo tanto a rojo como a azul; me explico. Nuestro cuerpo siempre tendrá que estar de uno de los dos colores que he mencionado: si tenemos el cuerpo azul, por ejemplo, los disparos azules no nos afectaran y podremos matar a los enemigos rojos, pero cuidado, porque los disparos rojos si que nos afectan, por lo que tendremos que cambiar nuestro cuerpo a rojo para pasarlos. Todo esto con un simple toque de botón, lo que hace que haya situaciones muy divertidas y difíciles (disparos rojos, pasamos con el cuerpo rojo pero caemos y abajo hay disparos azules, por lo que mientras caemos cambiamos nuestro cuerpo a azul,…). Esta mecánica no solo sirve para darnos inmunidad ante los disparos y los enemigos, sino que nos permiten activar plataformas que nos ayuden a no caernos; se activarán si tenemos el mismo color que ellas.

Y sí, el juego es muy difícil, pudiendo desesperar a muchos en sus compases finales. Pero bueno, esa es la magia del pasado que quiere transmitir OutLand, y la verdad es que lo hace muy bien. Antes de terminar la jugabilidad comentar dos cositas: el cooperativo y la duración. El juego nos da la posibilidad de disfrutarlo junto un amigo On-line, tanto la campaña como unas misiones que iremos desbloqueando, lo que aumenta la diversión y dificultad notoriamente. En cuanto a la duración, me ha sorprendido gratamente, pudiendo durar si vas buscando objetos ocultos en el escenario más de 10 horas, muy respetable para ser un juego descargable.

Hablando ahora del apartado gráfico, solo puedo aplaudir el trabajo que han realizado estos señores. Nos encontramos ante una estética 2D muy cuidada, que juega mucho con la luz y los planos. Además hay mucha variedad de escenarios: una jungla, una ciudad, el inframundo,… Y todos muy diferenciados entre sí. También es verdad que a la larga pueden acabar cansando de las veces que los ves, algo que también ocurría por ejemplo en Muramasa, pero quitando eso todos son preciosos.

Los enemigos también están muy bien, quizás se repiten en exceso pero se le perdona. Eso sí, como ya he dicho más arriba, los enemigos de final de cada capítulo son impresionantes, una delicia luchar contra ellas y de tan diversas formas. OutLand quizás no llegue al impacto visual de otros juegos descargables como Braid o Limbo, pero si tiene unos gráficos diferentes y muy bellos.

Sonoramente también es excelente, aunque es el apartado más discreto junto con la historia. Tampoco es por quitarle mérito a una banda sonora con unos cuantos temas para el recuerdo o algunos efectos de golpes verdaderamente conseguidos, pero más allá no hay mucho más, aparte de pequeños relatos con un narrador en inglés. El juego llega totalmente traducido al castellano y casi sin ningún fallo.

Concluyendo ya, OutLand es una verdadera joya descargable que nadie se debería perder, o por lo menos nadie que disfrute de los plataformas 2D o los juegos retantes. OutLand es un juego único y diferente sustentado en unas bases clásicas que son ya míticas en sus respectivos géneros: Castlevania (o Metroidvania, como ustedes quieran) e Ikaruga. Unos gráficos minimalistas y muy bellos junto a una jugabilidad retante y muy divertida. Además, por tan solo 10€. ¿Alguien da más?

LO MEJOR:

– Jugabilidad divertida y diferente

– Difícil y duradero

– Enemigos finales

– Gráficamente genial

– Banda sonora notable

– Su bajo precio: 10€

LO PEOR:

– La historia, totalmente obviable

– Se puede hacer repetitivo

– Sonoramente discreto

– No gustarte este tipo de juegos

Acerca de Daniel Escaners

Estudiante de Cinematografía. Amante del cine y devorador de series. Videojuerguista. Co-fundador de La Pantalla Invisible y colaborador en La Cabecita. Escribo, sí.

Publicado el septiembre 26, 2011 en Análisis, PlayStation 3, Xbox360. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: