Análisis | Uncharted 3: La Traición de Drake

“Vamos, reconócelo; esto te gusta tanto como a mí” Nathan Drake, Uncharted 3: La Traición de Drake

Nathan Drake. Un genio, un figura, un todo. Uno de los mejores personajes de esta generación en particular y de la industria del videojuego en general. Uncharted. Posiblemente de las mejores sagas de esta generación, por no decir la mejor. El motivo por el que te tienes que comprar una PlayStation 3. Naughty Dog. El mejor equipo de desarrollo que existe actualmente. Y con este Uncharted 3 lo han vuelto a demostrar.

Mis ansias por jugar a este juego tras acabarme unas cuantas veces Uncharted 2 eran máximas, épicas, no podía esperar más la vuelta de Nathan Drake, Sully y compañía a mi consola. Quería vivir nuevas aventuras llenas de peligros, saltos ajustados, intensos tiroteos y malos malísimos. Y por fin ya tengo Uncharted 3: La Traición de Drake es mis manos, y que decir: ha cumplido las expectativas -casi- totalmente.

Cuando tú enchufas la consola, insertas el juego y ves el menú principal, sabes que algo grande se te viene encima. El menú de inicio de Uncharted 3 es posiblemente uno de los más bonitos y sencillos que he visto este año, mostrándonos un arma anclada en medio del desierto. Pulsamos Start y se nos muestran tres modalidades: Historia, Multijugador y Cooperativo. Y como buen Uncharted que es, hay que centrarse en la campaña.

En el momento en que ví a Drake y a Sully caminando por las calles de Londres me di cuenta de lo mucho que les había echado de menos. La historia de Uncharted 3 es brillante, muy interesante y bien contada, al igual que en la anterior entrega. La trama sigue girando alrededor de Sir Francias Drake, legendario pirata, y sus viajes por medio mundo. Nathan Drake, como buen aventurero, emprende un duro viaje para descubrir la Atlántida de las Arenas, antigua ciudad escondida en medio del desierto y nunca descubierta por la humanidad. Pero no solo él anda tras ella: una malvada mujer llamada Marlowe también desea conseguir los tesoros que se guardan allí.

En general la historia me ha gustado mucho, aunque le encuentro algunos puntos negros. Para empezar hay situaciones quizás no tan bien llevadas como debería, porque a veces da la sensación de que vas a un lugar y te vas de él casi con las manos vacías. No quiero exagerar ya que esto no se da mucho, pero había que comentarlo. Pero como ya he dicho, la trama me ha encantado. Es rápida, llena de misterios y personajes entrañables, desde Sully hasta Elena pasando evidentemente por Nathan. También nos encontramos con algunos nuevos, como Charlie, que a mí me ha gustado en general, y todos los enemigos son totalmente hechos desde cero.

Párrafo aparte se merece la subtrama dedicada enteramente al pasado de nuestro protagonista Nathan Drake. En este juego descubriremos como conoció a Sully, donde vivía en su niñez, que le pasó a sus padres,… E incluso podremos controlar a un Nathan de 15 años haciendo alguna que otra “travesura” bastante importante.

Jugablemente Uncharted 3 es magno y divertido, conserva la fórmula que hizo grandes a sus predecesores y además añade algunas mejoras, quizás no demasiado evidentes pero si reconocibles para los jugadores que probaron los anteriores juegos. Uncharted 3 es un juego en tercera persona que mezcla intensos momentos de acción cuerpo a cuerpo y tiroteos, donde nos cubriremos en cómodas coberturas, puzles y plataformas.

Primero, los tiroteos siguen siendo muy parecidos a los que vimos en Uncharted 2: si nos encontramos en un escenario más o menos abierto, sabremos acertadamente que nos tendremos que enfrentar a oleadas de enemigos en tiroteos que siguen siendo igual de divertidos. Las plataformas siguen con la misma base vista hasta la fecha: la espectacularidad por encima de la dificultad. Es cierto que los saltos están en gran medida medidos, pero esto ayuda a crear momentos de auténtica leyenda.

Segundo, y mucho más importante, es la acentuación de dos aspectos en este Uncharted 3: la lucha cuerpo a cuerpo y los puzles. No mentiría si dijera que nos encontramos ante la mejor faceta de lucha cuerpo a cuerpo que he visto en Uncharted y también en los juegos de acción de similar género. Las posibilidades están claras: es como el sistema de Uncharted 2, pero también es diferente. Si en la anterior entrega era un placer darle cachetes a los malos, aquí la diversión aumenta gracias a nuevos ataques y técnicas. En ocasiones los enemigos nos agarraran, teniendo en este momento que darle al círculo para liberarnos y acto seguido darle de lo lindo. Poseemos acciones especiales aleatorias según la posición del enemigo o su armamento; podemos por ejemplo lanzarle nuestro arma para que la coja y, sorprendido, se coma nuestro puñetazo, o activarle una granada en el bolsillo para que le explote (una de las más divertidas). No solo el título te anima a que uses este sistema de combate, sino que en ocasiones es imprescindible, como en el principio del juego, por ejemplo.

Los puzles también han sufrido cambios importantes: ahora son más difíciles y numerosos. Si algo tenía Uncharted 2, o incluso el primero, es que los puzles formaban parte de la experiencia pero en cambio no eran muy abundantes y los resolvías en un abrir y cerrar de ojos. Pues bien, parece que Naughty Dog se ha tomado muy mal esta crítica y han añadido una gran cantidad de puzles y además de una dificultad bastante elevada (yo me atasqué en dos, y un buen rato además). Personalmente le veo a esta decisión dos caras, una buena y otra no tan buena: la positiva es que se agradece cortar la acción de vez en cuando y resolver acertijos que además son muy originales, pero en cambio no estoy tan contento con una parte del juego, un poco antes de llegar a la mitad, en la que tendremos que resolver casi tres puzles seguidos y de una dificultad bastante elevada, echando de menos en ocasiones esa sencillez y rapidez de los acertijos de anteriores entregas.

Es que… hay algo que falla en Uncharted 3, hay algo que no está tan bien como debería hablando de todo el empaque de la campaña. A ver, tú la juegas y dices “esto es un juegazo”, pero cuando te la terminas pienas “quizás podría haber estado un poco mejor“. Uncharted, aparte de su acción, plataformas y demás, es un juego de personajes y de momentazos. Bien lo decía AnaitGames en su análisis: Uncharted 3 funciona en buena parte por sus personajes, por el carisma de estos. Si los protagonistas fueran una mierda quizás, y digo quizás, esta entrega no alcanzaría las cotas de calidad que sí alcanza.

Tú quieres seguir jugando para saber que le pasará a ese personaje después, si vencerán o caeran derrotados, si soltará otra frase que te hará reir,… Y como tal, Uncharted 3 es una obra maestra. Los famosos momentazos que han ido caracterizando a la franquicia desde su anterior entrega siguen patentes, pero en menor medida. Siguen habiendo momentazos, de eso no dudéis ni una milésima de segundo, pero están más esparcidos, no es esa sensación de Uncharted 2 en la que sentíamos que los momentazos podrían llegar en cualquier momento. Uncharted 3 calcula sus momentos orgásmicos a la perfección, porque os puedo decir que por la fase del barco y la del desierto os tenéis que comprar el juego obligatoriamente.

Ahora quiero distinguir entre lo que es duración y lo que es durabilidad. Es cierto que la campaña de Uncharted 3 se puede hacer corta, ya que te puede durar en niveles medios poco más de 8 horas, pero es en la durabilidad donde está el punto clave, siempre dejando el multijugador de lado, luego lo comentaré. Aparte de las ganas que te dan al pasarte el juego de empezarlo otra vez, el título también te anima a ello gracias a diversas opciones como pueden ser los cinco niveles de dificultad, los 100 tesoros escondidos por los escenarios y los evidentes trofeos, que no sé a vosotros, a mí me ha picado a conseguir. Conclusión, puede que la campaña sea corta la primera vez, pero te aseguro que no será la única que la juegues.

Entrando de lleno al multijugador, decir que me ha sorprendido muy gratamente. Probé hace mucho tiempo el de Uncharted 2 y aunque me convenció algo no le ví suficiente chicha para sacarle. En cambio en el modo on-line de Uncharted 3 Naughty Dog se ha esforzado muy mucho y ha conseguido un modo no solo divertido sino que te invita a mejorar y a desbloquear todas las cosas que te ofrece: desde personajes hasta armas pasando por logos o mejoras. Sin duda hay juego para rato.

Pero hay una cosa que me ha fascinado y me ha hecho reir: la llamada Uncharted TV. Cuando iniciamos nuestra sesión y entramos en el multijugador abajo a la derecha encontramos una pequeña pantalla que podemos maximizar si deseamos donde se muestran entrevistas a los desarrolladores e incluso los mejores jugadores de cada semana y sus mejores muertes. Un puntazo increíble, ojalá hicieran todas las compañías algo así, aunque también es verdad que no todas tienen el humor y saber hacer de los chicos de Naughty Dog.

El cooperativo, que también estaba presente en la anterior entrega, ofrece dos modalidades para hasta cuatro jugadores: resistir oleadas de enemigos en distintos escenarios, o realizar misiones exclusivas acompañado por más gente, lo que es un verdadero puntazo. Vamos, que si compráis Uncharted 3 sabéis que vais a tener horas y horas por delante disfrutando con los amigos.

El apartado gráfico de Uncharted 3 es indiscutible: nos encontramos ante el juego más increíble gráficamente hablando en consola y posiblemente uno de los techos de esta generación. Sí que es verdad que es muy parecido a Uncharted 2, pero que diablos, es que la anterior entrega ya sobresalía e incluso sobresale a día de hoy tras dos años de su lanzamiento. Los personajes tienen un modelado perfecto como ya nos tienen acostumbrados Naughty Dog, y la variedad de enemigos básicos es muy impactante; puede que de cara no varíen mucho, pero las ropas cambian según en qué misión.

Punto y aparte merecen los escenarios, realizados con una maestría y detalle descomunal. Mención especial al barco, una escena increíble y mucho más espectacular que lo visto en el famoso video, y evidentemente al desierto, con un efecto de la arena avanzado totalmente con respecto a los competidores: vemos como se aplasta, como se desliza por la dunas, como vuela impulsada por el viento,… Si flipásteis con la nieve en su día, preparaos para ver la arena.

Sonoramente Uncharted 3 mantiene el nivel de la saga y lo potencia en distintas aspectos. Para empezar la banda sonora sigue en la línea de lo visto pero incluye temas épicos que ambientan a la perfección los momentazos que los requieren. Y claro está, el doblaje al castellano, posiblemente el mejor doblaje que oigamos este año: los actores interpretan a la perfección su papel y, aún habiendo pequeños problemas de sincronización labial en algunos momentos puntuales, está a la altura de su predecesor.

Uncharted 3: La Traición de Drake es el cierre que necesitaba esta saga. Uncharted 3 es posiblemente el juego más personal de la saga, no solo porque nos descubre muchas facetas hasta ahora desconocidas de los personajes, sino que está hecho por y para los amantes de Uncharted. Si buscáis un juego al uso de acción y de meter tiros a lo loco quizás no os guste tanto esta entrega, pero a los que amamos a Nathan Drake, a Sully y compañía le hemos cogido cariño, más que a ningún otro.

Podéis pensar que quizás se esperaba más, lo podéis pensar, pero yo os aseguro que Uncharted 3 es un juego excelente, sobresaliente en todos sus apartados y con un cariño por parte de Naughty Dog que se nota por cada paso, salto o disparo que das en cualquiera de las situaciones en la que te encuentres. ¿Es Uncharted 3 juego del año desde ya? No, no es tan evidente como quizás yo esperaba. ¿Es Uncharted 3 uno de los candidatos más importantes al trono? Sin la menor duda, caballero. Si Skyrim, Batman, Zelda o AC: Revelations no dicen lo contrario, Nathan Drake volverá a colocarse la corona encima de la cabeza como ya hizo en el pasado y añorado año 2009. He dicho.

Acerca de Daniel Escaners

Estudiante de Cinematografía. Amante del cine y devorador de series. Videojuerguista. Co-fundador de La Pantalla Invisible y colaborador en La Cabecita. Escribo, sí.

Publicado el noviembre 2, 2011 en Análisis, PlayStation 3. Añade a favoritos el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. Me parece que aunque ha sido un juegazo, te ha decepcionado un poco y no ha estado a la altura de U2. Anyway excelent review, as always..

  1. Pingback: Reportaje | Naughty Dog « Escaners de Juegos

  2. Pingback: Premios Escaners GOTY 2011 (Escaners21) « Escaners de Juegos

  3. Pingback: Opinión | 2012: otro año que se nos va « Escaners de Juegos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: