Análisis | Limbo

Oscuro, Siniestro, Bello y Desolador. Ni en el Cielo ni el Infierno. Nos perdemos en el Limbo.

El año pasado salió un título descargable en el bazar de Xbox live como exclusivo de dicha consola, una de esas joyitas que nadie debería perderse, y como nadie debía perdérselo un año después nos llega Limbo a los usuarios Pceros y Sonyers (a través de Steam y PlayStation Network respectivamente) que no pudimos disfrutar de dicho título, que como repito, es una joya de la desarrolladora polaca independiente PlayDead Studios.

Jugablemente no es más que un satisfactorio plataformas  con puzles de Scroll Horizontal que se basa simplemente en 3 acciones: Moverse a los lados, saltar y un botón de acción para mover cajas, jalar palancas y ese tipo de cosas. Todo en diferentes niveles con retos diferentes, donde el enemigo será el propio entorno y una que otra odiosa araña gigante, variados puzles donde se nota el ingenio de los desarrolladores a la hora de hacer formidable y satisfactorio todo el compendio jugable. ¿Pero Web, qué hay de la historia? Qué quieres que te diga… No hay historia como tal, es que simplemente no tiene sentido, somos lo que parece ser un niño que despierta en medio de un bosque, tomamos su control y le guiamos a través de las pantallas sin saber muy bien a dónde vamos ni por qué, al poco tiempo nos damos cuenta de que avanzamos por pura supervivencia, por puro misterio, curiosidad…

No hay diálogos, no hay tutoriales, no hay barras de vida, no hay estamina ni poderes mágicos, ni honguitos, ni flores, ni estrellitas. No hay botón de sprint, no hay interfaz, no hay monedas que recoger, no hay tortugas que aplastar, no hay música ni tampoco color,  no hay un hilo narrativo que seguir, no hay megatexturas ni iluminación volumétrica, no hay 40.000 polígonos por objeto ni distancia de dibujado de 100.000 kilómetros,  no estamos ni en el cielo ni en el infierno.

El pequeño y lineal mundo creado por PlayDead, habla por sí sólo y no pudieron bautizarle de la mejor manera. Limbo le hace mucho honor a su nombre, es una experiencia artística abstracta, repito: No tiene sentido, tú se lo das. Abstracto en todos los puntos de vista y sólo hace falta releer mi anterior párrafo de “los no y los ni” para darse cuenta que como bien resalté en negrillas y lo vuelvo a hacer, no tiene color, es increíble que gráficamente esté a la altura de lo que la tecnología hoy permite en cuanto a que está en alta definición, a partir de allí lo que hay son miles de detalles artísticos usando la genial técnica del claroscuro, usada por los artistas de la compañía encabezado por el señor Arnt Jensen, que fácilmente  se puede anotar como un posible genio a futuro en ésta industria, lo que han creado es un pequeño mundo hermoso a la par que siniestro, curioso y aterrador.

 De la tecnología lo que se pueda hablar es poco ya que no es que haya precisamente reacciones del escenario en tiempo real, todo está pre-programado, si en ese salto se tiene que romper la plataforma en 2 se romperá y si lo rejuegas en ese mismo lugar y en ese mismo momento pasará lo mismo. No hay que asustarse, recordar que las físicas son excelentes, pero las situaciones están programadas sigue siendo una grata experiencia y no se puede negar que hay que masajearse un poco la cabeza para avanzar en los puzles, que cuando te quedas “trancado” unos minutos y consigues solución al problema, piensas: “Pero, ¿cómo no me di cuenta antes?”. El principal “pero” del juego podría ser que en unas 3 – 5 horas ya estas cepillándote el juego. A mi me duró unas 7 horas, principalmente porque no acostumbro usar guías y me gusta pensar y sacar los problemas por mi mismo, aunque he de admitir que en un nivel avanzado del juego tuve que tirar de una guía porque no tenía ni idea de que hacer y se me fue una hora en eso hasta que piqué.

Hablando de niveles, sí los hay pero en ningún momento ves una pantalla de carga o transición entre ellos simplemente resuelves un puzle avanzas y se te guarda como situación avanzada y cuando entras en el menú del juego te salen los niveles, que ni si quiera están enumerados sino que son una serie de recuadritos con la imagen del tema principal del reto. En negrillas también remarqué que no hay música lo que hay para nuestros oídos sólo son sonidos ambientales, de nuestros pasos, caídas, saltos, de alguna que otra lluvia… Pájaros silvando y mariposas volando, algún que otro animal y en ese camino sonoro enmarcado por la simpleza de escuchar al pequeño mundo que está recreado es lo que podemos llamar como BSO.

Yo diría que Limbo tiene uno de los mejores doblajes de toda la historia del videojuego, lo recomiendo en cualquier idioma, ya que en español la traducción del menú está impecable… xD. Porque no hay nada más que leer, ni voces que escuchar; hasta un niño de kínder podría manejarlo en inglés. Ver un plataformas en el año 2010 y en este año 2011 entre tanto shooter por ahí a su alrededor es sinónimo de innovación, pero es que al género de las plataformas artísticamente aporta bastante, ya que es único y jugablemente es muy inteligente en sus ingeniosos puzles.

En conclusión, lo que ya viene siendo costumbre de un juego descargable en el panorama videojueguíl contemporáneo: Joyita descargable imprescindible. Por su precio, lo que ofrece, como una humilde pero genial experiencia. Si alguna vez te vuelven a decir que los videojuegos no son arte, sólo muestren a Limbo; será una pequeña muestra que bastará y sobrará para quitar esa egoísta idea de la cabeza de la gente que bloquea su mente creyendo que éste medio es sólo para niños. Que ni si quiera saben que es hasta un negocio que en muchos casos da incluso más dinero que el propio cine, pero como que como arte también  puede alcanzar el grado de majestuosidad como en el cine o la literatura también se alcanza.

Y es que cualquier imagen de Limbo se puede colgar en un cuadro para montarlo en un museo y decir que lo pintó un artista en la era renacentista para luego subastarlo a 2 millones de dólares, que mientras la gente no se entere que es tan solo parte de cuadros de arte en movimiento a 10 dólares en Steam y en PSN… Nos forramos. ¿Quién se une a la estrategia?

Acerca de WebCyber

Desde muy pequeño que estoy metido en el mundo de los videojuegos (como desde los 4 años, vaya friki xD). Soy un gamer muy integral por lo que disfruto de casi cualquier género, de entre mis favoritos podría decir que los juegos de Acción Táctica y sigilo y de estrategia -en tiempo real-. Entre otros géneros como las grandes aventuras gráficas de la época, juegos de acción y aventuras, plataformas, FPS, TPS, Action RPG, conducción, simuladores.. En fin que juego de todo xD. De lo poco que no me gusta son la mayoría de juegos de estrategia por turnos y/o RPG´s comunes (de combates por turnos). Odio muchos Final Fantasy.

Publicado el noviembre 14, 2011 en Análisis, PC, PlayStation 3, Xbox360. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: