Análisis | TES V: Skyrim

Mi guerrero nórdico es solitario. No necesita montura ni persona con la que hablar. Mi guerrero viaja solo, armado con su espada, su arco y sus ganas de conocer el mundo que le rodea. Escala enormes montañas nevadas y recorre suaves llanuras; se sumerge en pequeños lagos y compra pociones en grandes ciudades. Pero él no necesita nada de eso para sentirse importante. Porque él es un Dovakhim, un mata-dragones. Y encima uno que los mata a gritos. Por eso, el solitario guerrero soy yo. Y tú. Y todo el mundo que se atreva a viajar por el poético y melancólico mundo de Skyrim.

Nunca me oiréis decir que Skyrim es un juego perfecto, de 10, sin ninguna mota de polvo en su inventario. Nunca. Pero quizás si diga que el trabajo de Bethesta es digno de aplauso; que este juego es un mundo vivo metido – dios sabe cómo – en un disco; que disfruto cada vez que hago caer a un dragón del cielo. Porque Skyrim es un juego de sentimientos, de melancolía y sobre todo de experiencias personales; el cómo que los sucesos que ocurren en la pantalla se interesen incluso más que tu vida real.

Tengo que reconocer que no considero a Skyrim el mejor juego del año pasado por una subjetiva cuestión: mi amor hacia los RPG. Intento jugarlos y los he disfrutado en bastantes casos, pero noto que me sigue costando. Me cuesta exprimirlos como a los juegos deportivos o de lucha. Y me cuesta disfrutarlos tanto como títulos de aventura y acción, por ejemplo. Aún así, esto solo ha sido un pequeño bache en una carretera de aciertos que me han permitido disfrutar de esta quinta entrega de la reputada serie The Elder Scrolls.

Los dragones han regresado, y lo han hecho para sembrar el terror en las frías tierras de Skyrim. La gente está asustada, y las despiadadas bestias no tiene compasión de nadie. Bajo esta situación de alarma y desastre, aparece nuestro héroe que, en el momento donde está apunto de ser decapitado, descubre que es un Dovakhim, un mata-dragones, la esperanza de Skyrim para vencer a las legendarias criaturas. Aquí es donde empieza nuestra aventura.

La historia de este Skyrim no sobresale para nada por ser original ni por tener diálogos brillantes (en muchos casos pueden llegar a ser tediosos), ni siquiera por tener situaciones espectaculares una tras otra. Esta historia sobresale por ser efectiva, por introducirte en las frías tierras del norte de una manera más o menos satisfactoria y por al menos tener la decencia de intentar darle un tono épico al asunto. Repito, el resultado podría haber sido mejor, pero también hay que entender que en un juego de tales dimensiones no se pueda meter toda la carne en el asador en este aspecto; una pena.

La jugabilidad es uno de los apartados más importantes del programa. Nos encontramos ante un RPG occidental en 1º persona (aunque con opción de cámara en 3º, bastante mejorada) con un enorme mundo para explorar y un sistema de combates algo mejorable; comencemos hablando de esto último. Al ser un juego de vista subjetiva, los golpes de nuestras armas transcurren en dicha perspectiva, al más puro estilo de las anteriores entregas; pues bien, el resultado sigue siendo igual de tosco y en ocasiones frustrante. Vale que se han mejorado algunas animaciones y se han añadido golpes finales en 3º persona, pero sigue siendo insuficiente para un juego del año 2011. Fallout 3 también sufría de este mal, pero lo conseguía disimular con el sistema VATS; Skyrim no cuenta con ningún sistema de este tipo, lo cual llega a ser un problema.

Pero sin lugar a dudas lo que más hora va a dar a los jugadores de Skyrim van a ser las misiones secundarias. A veces renegadas a un segunda plano en muchos RPG´s, el juego de Bethesta las enseña y las publicita todo lo que puede; y no es para menos, ya que algunas son incluso mejores que las misiones de la historia principal. Estas secundarias se encuentran a millares por todo el mapa, y podríamos decir que no todas son interesantes, ya que algunas tratan únicamente de hacer de recadero (misiones infinitas, eso sí), y otras de viajar a lugares con el único fin de matar a alguien, bastante sencillo en general. En cambio las más curradas ofrecen horas extra y más profundidad al rico mundo de Skyrim, algo que se agradece.

Como buen RPG, contamos con un gran inventario donde guardar todo tipo de objetos y armas. Desde espadas o arcos hasta pociones para recuperar vida o magia, tendremos que ir recopilando cuantas más cosas mejor para que no nos falten en los momentos de apuros. Quizás no es muy importante comprar en las ciudades ya que podemos encontrar de todo por el mapa (en las cuevas, pociones y matando enemigos, armas), pero aún así es importante mejorar las armas propias, por ejemplo, o comprar flechas si somos un arquero de oficio. También depende mucho de la raza que hayamos seleccionado al inicio del título, porque si somos un elfo mago quizás no nos haga falta comprar tantas cosas, y si nos convertimos en un nórdico guerrero justo al contrario.

La novedad más publicitada de este The Elder Scrolls V seguramente sea la incursión de los dragones. Estas temidas y fabulosas bestias, además de tener un papel fundamental en la trama principal, son un enemigo a batir muy considerable, y las batallas contra ellos son de las más épicas que se pueden ver en esta generación. Recorrer el campo tranquilamente y notar como una sombra de sobrevuela, con el correspondiente combate épico a la posteriori, es una sensación satisfactoria y muy espectacular. Además, los dragones tienen una IA bastante buena (y totalmente aleatoria), al contrario que los demás personajes de Skyrim. Me he llegado a encontrar gente dando vueltas sobre sí misma o agachada cuando no había ningún peligro; además, los personajes que te acompañan opcionalmente son un suplicio, ya que se quedan atrás y casi no ayudan nada en combate.

Skyrim-Detail-Low-SliderComparison

Me gustaría terminar el plano de jugabilidad con dos aspectos muy criticados y destacables: la subida de nivel y los abundantes bugs. Sobre lo primero, ahora subimos niveles de diversas categorías mientras jugamos, es decir, si utilizamos siempre una espada, nos subirá la habilidad de fuerza; si es un arco, la de puntería; etc. Y esto solo es la punta del iceberg, ya que contamos con un bonito pero algo lioso menú formado por constelaciones, donde cada una es una característica. Las críticas vienen sobre todo por lo confuso del asunto, y también porque al nivel 50 pararemos de subir habilidades; una verdadera lástima que seguro será corregida en PC por algún mod. Sobre el segundo y más polémico tema, sí: Skyrim está lleno de bugs. He visto caer mamuts del cielo, dragones volando hacia atrás, lobos suicidas que se han estampado solos contra un árbol,… Pero de verdad, los entiendo. En un juego tan grande no puedes cuidar todos los detalles, siempre se te va a colar algo… y por suerte no son bugs que no permitan proseguir con la partida, por lo que tampoco lo veo como un aspecto extremadamente negativo.

Gráficamente Skyrim es un juego que cumple a la perfección. Puede no ser el título más espectacular del mercado, pero consigue lo que muy pocos pueden: hacer creíble y real un mundo de fantasía. Cuando andas por las praderas, montañas o ciudades de Skyrim, te das cuenta de que todo está vivo, que el aire se respira, que todas las personas con una IA – más o menos – deficiente parecen tener unos quehaceres. Que ese granjero de verdad tienen que dar de comer a las gallinas, que los guerreros luchan en grandes batallas, que las mujeres cuídan y miman a los niños,…

Tú solamente eres una pieza más en el reloj de las tierras del norte, un hombre poderoso, sí, pero un hombre. Te sientes pequeño cuando se te aproxima un dragón o un mamut, te sientes sobrecogido cuando ves una puesta de sol en la
montaña más alta, te sientes libre cuando puedes correr por la hierba y nadar por las aguas de los caudalosos ríos. Te sientes vivo en un juego irreal… yo creo que tiene su mérito.

El apartado sonoro del juego es sobresaliente. La banda sonora es épica de principio a fin, con un tema principal que se nos ha quedado grabado en la memoria para siempre (y además cantado en un idioma inventado, el lenguaje de los dragones). Los efectos también son muy contundentes, y la naturaleza se hace sentir. En cuanto al doblaje al castellano, no se puede pedir más: gran cantidad de voces distintas y una buena interpretación por parte de ellas. Siempre diremos que el idioma original es mejor, pero en un juego con tanto texto como este, mejor tenerlo en nuestro propio lenguaje.

The Elder Scrolls V: Skyrim es un juego que todo el mundo debería, mínimo, probar. Da igual si te gustan o no los juegos RPG, da igual si solo aguantas los japoneses, da igual si crees que no te va a gustar; de verdad, pruébalo. Hay que viajar por lo menos unas vez a la fría tierra del norte; hay que sentir la batalla contra un dragón y la fuerza que obtienes al derrotarle; hay que hablar con la gente de las ciudades y de los pueblos; y sobre todo hay que vivir con paciencia y amor una experiencia como esta.

No considero a Skyrim como uno de mis juegos preferidos de esta generación, aunque motivos no le faltan. Personalmente me atraen otro tipo de géneros y experiencias, pero aún así sé disfrutar de los grandes títulos. El de Bethesta es uno que pasará a la historia, por sus ganas de hacer las cosas bien y como reinvindicación de los títulos a un solo jugador. Skyrim será recordado y jugado por mucho que pase el tiempo. Y eso, amigos, no hay muchos juegos que lo consigan.

Acerca de Daniel Escaners

Estudiante de Cinematografía. Amante del cine y devorador de series. Videojuerguista. Co-fundador de La Pantalla Invisible y colaborador en La Cabecita. Escribo, sí.

Publicado el mayo 1, 2012 en Análisis, PC, PlayStation 3, Xbox360. Añade a favoritos el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. ¡Hasta que lo publicaste! Excelente análisis, valió la pena. Tengo meses sin jugar Skyrim y aun me queda mucho por exprimir, como otros tantos juegos.. Me queda un mes en el insti, después un año de “tiempo libre” antes de la uni. Volveré más pronto que tarde camarada ;) :D.

  1. Pingback: Opinión | 2012: otro año que se nos va « Escaners de Juegos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: