Análisis | Journey

Que duro es estar solo en el desierto.

Journey es una experiencia que se escapa de lo razonal, de lo ético, de lo comprensible. Una obra poética, un espejo abierto al mundo para que todo el que quiera se refleje en él. Una forma sutil de ver el universo, y de que nosotros lo veamos. Un viaje que te enseña lo esencial: todo. Un aprendizaje, una moraleja, una sensación. Un viaje donde lo importante no es el final, sino el camino. Una clase de amor hacia un mundo hecho pedazos.

Journey es poesía brillante con el divino tesoro de la arena de su desierto. Es una experiencia que te enseña los valores humanos: la humildad, la alegría, la tristeza, la soledad. Es una brillante estrella en un cielo repleto de nubarrones. Un paso hacia adelante, y hacia atrás; una muestra de valor, de originalidad, de saber hacer. Journey es un cuadro de colores infinitos donde una persona puede descubrir una enseñanza, y otra una verdad. Es un juego que te cuenta lo que justo querías saber. Eso, y más.

Que duro es estar solo en el desierto.

Journey está por encima de todos, y de todo. Porque las personas nunca han estado solas, aunque tampoco siempre bien acompañadas. Nosotros deberemos encontrar a nuestro par, a un viajero que anhela llegar adonde nosotros queremos llegar: a lo más alto de la montaña. Y cuando lo encuentras, ríes, cantas, saltas, te emocionas. Patinais por la arena mientras emitís voces que transmiten amor. Amor hacia la compañía, temor a la soledad. Pero la soledad existe, y también nos acompaña.

Journey es extremadamente bonito, precioso, asquerosamente bello. Su desierto es puro oro derretido en arena, su cielo es alegría y su nieve, temor. Querrás saber lo que hay en la montaña, porque es tu destino: nadie te lo ha dicho, no te obliga ningún guión, pero sabes que debes dirigirte hacia allí. Lo sabes, y lo haces. Y mientras, te asustas de acontecimientos inesperados, disfrutas rodeado de arena y sobre todo aprendes una cosa:

Que duro es estar solo en el desierto.

Los chicos de ThatGameCompany están a un nivel superior, y con Journey no solo consiguen su mejor obra, sino que eclipsan a todas las demás. Un juego perfecto, vaya. Un mar de arena lleno de sensaciones y experiencias personales; un espejo donde mirarte a ti mismo, en el que descubrirte; un viaje que no olvidarás. El significado de la existencia, el porqué deberíamos estar unidos, el porqué el ser humano no puede vivir solo. Que duro es estar solo en el desierto.

(He subido la duna y he visto la columna de luz, imperturbable, eterna, allá en el horizonte. He hecho notar en voz alta la alegría de mi descubrimiento, y nadie estaba allí para responderme; he echado de menos. Sigo mi camino.) – AnaitGames.

Acerca de Daniel Escaners

Estudiante de Cinematografía. Amante del cine y devorador de series. Videojuerguista. Co-fundador de La Pantalla Invisible y colaborador en La Cabecita. Escribo, sí.

Publicado el mayo 8, 2012 en Análisis, PlayStation 3. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: