Avance | DMC (“Demo” May Cry)

dmc

Todos nos equivocamos, no pasa nada por admitirlo. Algunos errores son graves, otros son leves, otros no importan pues la corrección de nuestros actos es posible. Me acuerdo perfectamente cuando se presentó este DMC (Devil May Cry, lo del titular es una coña): nuevo Dante, nuevo estudio, reboot total. ¿Qué pasó? Manifestaciones, gente acampada en la calle, batallas contra la policía… Ah no, perdonar, eso es por lo recortes. Lo que ocurrió fue que todo el mundo alzó las manos hacia el cielo en señal de protesta exigiendo la cabeza – en una pica si era posible – de los componentes de Ninja Theory que, osados ellos, habían cambiado el aspecto de Dante de una forma radical. Es cierto. Pero nos equivocamos al dudar del resto de apartados, porque tras probar la “demo” de DMC podemos estar seguro de tres cosas: el juego mola, los gráficos enamoran, y sí, Dante da asco.

Nunca he sido un seguidor de Devil May Cry, es más, solo he jugado – y por encima – a la primera entrega de esta franquicia. Lo que conozco bien es su legado y todo lo que supuso para el género hack´n´slash: tras la obra de Capcom vinieron muchísimos otros títulos que bebían de su esencia y, de alguna manera, la hacían evolucionar. Tanto es así que en la actual generación hemos sido testigos del sucesor espiritual de la saga, Bayonetta, una verdadera obra maestra jugable y visual. Ahora bien, por mucho que la brujita tenga un culo que imnotiza, no nos podíamos olvidar de Dante, el famoso cazador de demonios. Tras la salida de la cuarta entrega el futuro de la marca estaba en el aire, o por lo menos lo estaba hasta que Capcom anunció que sería el equipo Ninja Theory el que haría un reboot.

Ninja Theory es un estudio que da miedo porque nunca sabes lo que va a salir de ahí. Heavenly Sword es un juego que ya queda muy lejos y creo que no vale la pena sacar otra vez el debate de si la protagonista no saltaba o si creó un falso hype, pero hay que comentar que a partir de este título la confianza hacia este estudio bajó de manera sustancial. Con su siguiente obra, Enslaved, recuperaron algo de gracia porque, aún siendo imperfecto, proponía mecánicas interesantes y un mundo al menos bien diseño. Ahora están creando la nueva aventura de Dante: ¿dudar o no dudar? Esa es la cuestión.

Yo dudaba hasta que empecé la “demo“. En ella nos dejan jugar un nivel de la historia – aunque no completo – y un jefe final bastante espectacular. Comentemos primero el nivel normal: empiezas a jugar y notas que la inspiración a Bayonetta huele que apesta, aunque esta peste huele bien porque basarte en un juegazo solo puede convertirte en un gran videojuego si las cosas se realizan medianamente bien. Y parece que lo están haciendo correctamente. El control
sobre el protagonista es fluído, como debe ser un título de estas características, y en cuanto a combates sigue manteniendo las bases de la franquicia: espadazos, muchos disparos y combos espectaculares. Es pronto para dmc_devil_may_cry_tgs9saber si va a tener más o menos profundidad que el juego de Platinum Games, ya que hasta que no salga la versión final no podremos comprobarlo, pero las cosas pintan bien. En la “demo” ya te dejan hacer tus flipadas e incluso probar la transformación en demonio, momentos en los cuales a Dante se le pone el pelo blanco (no lo estás haciendo bien, Ninja Theory) y la mala hostia sube como la espuma para que aproveches y repartas leches como quién reparte amor. Luego hay otras mecánicas como la de los ganchos, uno rojo para mover estructuras y otro azul para subirnos a ellas; no es lo más original del mundo, pero funciona bastante bien aún siendo el nivel de plataformas de lo más flojo en la jugabilidad.

Los chicos de Ninja Theory, muy majos ellos, también nos dejan probar una batalla final contra un jefe de dimensiones considerables, un diseño tan bueno como asqueroso y un planteamiento tan clásico como eficaz. Simplemente habrá que darle con todas nuestras fuerzas mientras estamos atentos de esquivar sus ataques y, única novedad, ir rotando de plataforma en plataforma con nuestro gancho azul. No se sale de los cánones establecidos en cuanto a jefes finales en este género, pero es muy espectacular y da gustito cargarse a este demonio repelente. Ah, y ojalá no tardemos en matar a dichos enemigos finales tanto como en Bayonetta porque, aunque eran espectaculares, se me hicieron pesados por la durabilidad.

Gráficamente DMC mola, y mucho. El parecido con anteriores entregas es casi nulo porque Ninja Theory ha decidido – acertadamente – revolucionar el apartado visual de esta franquicia y hacerla más preciosista. Además, no hay nada más molón que ir caminando por un escenario y que se vaya destruyendo a tu paso, teniendo que saltar de plataforma en plataforma para no caer al vacío y acelerando en el aire para que las paredes no nos aplasten. Sin duda es un título muy espectacular, y si consigue mantener ese nivel en todo el desarrollo nos encontraremos ante uno de los mejores diseños gráficos de los últimos años. Pero luego está Dante. ¡Ay, Dante, qué te han hecho! No sé si Crepúsculo ha tenido algo que ver, pero el nuevo diseño del protagonista no convence y además se confirman los peores temores: es repelente. Si por lo menos tuviera una personalidad que molara, vale, pero lo que he podido ver – unas cuantas frases tontas y fuckerías sin sentido – me ha echado para atrás cuál aliento del jefe final. Y eso por no hablar de la voz en español, absolutamente descordinada y sin ningún tipo de gracia.

DMC (Devil May Cry) se ha convertido en uno de los juegos que más espera un servidor por el buen acabado que demuestra en su “demo” y por las intenciones que le veo. Parece como si Ninja Theory se estuviera riendo de nosotros y hubiera realizado dos juegos regulares anteriormente para ahora soltarnos en la cara: “toma este juegazo, para que veas de lo que somos capaces”. Impaciente estoy por jugar y disfrutar lo que parece uno de los títulos más interesantes del año que viene, y viendo la cantidad de obras que se nos acercan, no es moco de pavo. O de Dante. 

Acerca de Daniel Escaners

Estudiante de Cinematografía. Amante del cine y devorador de series. Videojuerguista. Co-fundador de La Pantalla Invisible y colaborador en La Cabecita. Escribo, sí.

Publicado el diciembre 14, 2012 en Avances, PC, PlayStation 3, Xbox360 y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: