Análisis | Call of Duty: Black Ops 2

Es absurdo esperar de Call of Duty una revolución, o por lo menos una que valga la pena subrayar. La franquicia de Activision, querida por unos y odiada por otros, mantiene un mínimo de calidad agraciado desde que la cuarta entrega, Modern Warfare, estableciera un punto y aparte en esto de los shooters en primera persona. Desde entonces hemos sido testigos de decepciones (Word at War y Modern Warfare 2, menos este último), continuaciones a la altura (Black Ops) y verdaderas sorpresas (Modern Warfare 3); cómo no, este año nos llega otra entrega de la popular saga: Black Ops 2. ¿En cuál de estos tres grupos podemos clasificarla?

Ya sea de la mano de Infinity Ward o Treyarch, Call of Duty siempre está dividido en tres grandes bloques: Campaña, Multijugador y Misiones Especiales o Zombis dependiendo de la desarrolladora. Este esquema se lleva manteniendo desde hace unas cuantas entregas y de momento no está recibiendo demasiadas críticas, aunque muchos usuarios nos quejamos de la falta de cariño que, en algunas entregas, demuestran sus creadores hacia el modo historia, cada vez más prescindible y menos importante. Veamos que tal es el de Black Ops 2.

La campaña del primer Black Ops me gustó bastante, todo sea dicho: vale que era una ida de olla que no se le ocurriría ni a J.J. Abrams, pero oye, a mí me enganchó bastante y me sorprendió por alejarse de ese estilo impuesto en los Modern Warfare de una guerra a gran escala y poco más. Con estos precedentes agarré el modo historia de Black Ops 2 con más miedo que vergüenza, y adelanto que me parece el peor de todos desde Word at War (siendo mucho mejor que ese, no os asustéis): continúa la historia de la anterior entrega de Treyarch en un futuro no muy lejano (2025) pero sí lo suficiente como para ver armas con mirillas electrónicas, guantes que te permiten ser el “puto Spiderman” y demás invenciones (algunas en proceso de desarrollo en la realidad) que le dan un toque de frescura a la jugabilidad. Entonces, ¿dónde está el problema?

El problema es todo lo demás: la trama está mal construida pues nos intenta transladar cada pantalla a un lugar y espacio determinado, y por ejemplo los niveles en el pasado (quitando el de los caballos) me parecen lo mismo de siempre; los que están ambientados en el supuesto futuro consiguen algo de variedad gracias a los nuevos “juguetitos”, pero no la suficiente como para no notar que estamos sentados en una silla coja. También le intentan dar mucho protagonismo al antagonista, Raul Menéndez, y aun teniendo momentos destacables (su aparición me parece brillante) no consigue ser ese “gran enemigo” que quizás si tenían los Modern Warfare.

Treyarch intenta inyectar en la vena de su juego un factor cinematográfico que no termina de convencer: algunas escenas están bien dirigidas (las de un anciano Woods en silla de ruedas) pero otras dejan mucho que desear (prácticamente el resto). Quizás, y muy a mi pesar, deberían haber dejado de lado la historia para centrarse en los momentos jugables: sí cuenta con escenas espectaculares, como todos los Call of Duty, pero se nota que algunas misiones son refritos de anteriores y para nada llegan a sorprender. En conclusión, la campaña de Black Ops 2 es divertida y entretiene durante las pocas horas que dura, pero no gusta por la incesante sensación de que estás ante lo mismo otra vez, pero peor.

Otro lado del triángulo que es Black Ops 2 es el aclamado modo multijugador on-line. No creo que haya que explicar por qué es uno de los más jugados y tanta gente está enganchado a él: es divertido, completo, tan largo como el jugador quiera y explota las mecánicas del título que, siendo las mismas desde hace mucho tiempo, consiguen funcionar. Nunca he sido mucho de multijugadores competitivos (tan solo de FIFA), pero decir que últimamente sí que estoy mostrando interés en el de esta nueva obra de Treyarch porque es sin duda el más pulido y completo que ha tenido la franquicia hasta la fecha.

Gran parte de los artilugios futuristas que vemos en la campaña no están disponibles en el multijugador, aunque algunos sí (la mirilla electrónicas y otras mierdecillas muy útiles), los cuales aportan aire fresco a la manida fórmula. También hay mejoras en algunas armas concretas y ajustes como, por ejemplo, que ahora no habrá tantas cosas en el aire: menos helicópteros que te maten injustamente, lo que se agradece muchísimo ya que en anteriores entregas era casi funstrante. No creo que se pueda decir nada más de este modo, es tan conocido y jugado que lo que diga no servirá de nada: tan solo que es tan bueno y tan malo como siempre.

20823568_call-of-duty21-1411670669631

Por último nos encontramos con el modo Zombis. Manteniendo las bases impuestas por Word at War primero y Black Ops después, Treyarch simplemente las mejora para ofrecer una modalidad diferente que se salga de lo habitual. Mientras que en las anteriores entregas nuestro objetivo era sobrevivir conociendo al dedillo el mapa donde nos encontrábamos e ir comprando mejores armas y abriendo nuevas zonas, en esta ocasión el objetivo, sin alejarse mucho de lo anterior, será sobrevivir moviéndonos todo lo posible pues los escenarios son más grandes y nos brindan la posibilidad de desplazarnos por diferentes zonas de ellos con, por ejemplo, un autobús (la mejor incorporación del modo, brillante y divertido).

Treyarch se lo ha tomado muy enserio y ha creado un modo Zombis enorme, casi al cubo comparándolo con los precedentes. La magia sigue siendo jugar con amigos tanto en la misma pantalla como por internet, lo que garantiza momentos realmente entrañables y una visión de compañerismo que solo se puede conseguir luchando contra criaturas como estas. Ah, por cierto: también nos encontramos con nuevos tipos de zombis, aunque no os quiero destripar nada para que lo descubráis y disfrutéis vosotros mismos.

Es la hora de sacar conclusiones: nunca he sido un fanático de Call of Duty aun habiendo jugado a todas sus entregas desde que Modern Warfare 2 llegara, sin previo aviso, a mis manos; he disfrutado de sus campañas (algunas más que otras), he probado su multijugador y he pasado buenos ratos con el modo Zombis. ¿Cual ha sido mi experiencia con Black Ops 2? Al principio nefasta debido al chasco que me llevé con la discreta campaña, pero mirándolo en perspectiva se divisa un título muy completo, con un multijugador competitivo enorme y un modo complementario donde nos invitan a aplastar cabezas de muertos vivientes junto a nuestros amigos. Si te gusta Call of Duty, te va a gustar; si no te gusta, no va a haber ningún milagro. Más o menos lo de todos los años.

Anuncios

Acerca de Daniel Escaners

Estudiante de Cinematografía. Amante del cine y devorador de series. Videojuerguista. Co-fundador de La Pantalla Invisible y colaborador en La Cabecita. Escribo, sí.

Publicado el diciembre 30, 2012 en Análisis, PC, PlayStation 3, Wii U, Xbox360 y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: